Ayer fue el día elegido por Sony para presentar en Japón su esperada PSP2. Sin embargo, la sucesora de su consola portátil se conocerá por el momento como NGP, que son las siglas de Next Generation Portable. El nuevo dispositivo es notablemente más grande que la primera PSP, aunque mantiene un diseño similar, y presume de una potencia y de unas especificaciones técnicas sorprendentes.

PSP2 contará con una pantala táctil de tipo OLED de 5 pulgadas, acelerómetro, GPS, conectividad 3G y Wi-Fi, panel táctil en la parte trasera, una cámara frontal y otra trasera, GPU SGX543MP4+ y un procesador ARM Cortex-A9 de cuatro núcleos. Todo ello logra ofrecer un apartado gráfico que tiene poco que envidiarle a los juegos de PlayStation 3. De hecho, en el evento se han mostrado ejemplos in-game de sagas como Uncharted y un port de Metal Gear Solid 4.

Aparte de todo eso, la nueva PSP2 será compatible con los juegos de PSP, aunque sólo los descargables, ya que la ausencia de un lector UMD impedirá que la consola lea este tipo de soporte. De hecho, la nueva portátil de Sony usará unas tarjetas flash con un formato propio para almacenar sus juegos. Esto permitirá además que las partidas guardadas se almacenen en la propia tarjeta del juego.

Por último, NGP será compatible con PlayStation Suite, una plataforma de juego que Sony ha creado para terminales con sistema operativo Android. En esta plataforma se publicarán juegos originales, suponemos que a un precio similar a los títulos de la App Store, y también clásicos para la primera PlayStation. Todavía no hay fecha de salida confirmada, aunque a Japón llegará a lo largo de este año. En cuanto al precio, se espera que esté rondando los 300 dólares aunque, de nuevo, no hay nada oficial.

En general parece que en esta nueva generación de portátiles se va a repetir lo que ya vimos en la pasada. Nintendo 3DS será inferior técnicamente, pero ofrecerá algo novedoso como la visualización en3D y probablemente tenga un precio más reducido. PSP2 (o NGP) ofrecerá una potencia espectacular, comparable a una consola de sobremesa del momento, pero será menos portátil y más cara. Como siempre, el ganador lo decidirán los juegos que se lancen para cada una y el gusto personal de los consumidores.