Esta mañana, mientras iba al trabajo (curiosamente, hoy no había huelga en el metro de Valencia) he leído en el diario 20 minutos que el Ayuntamiento va a iniciar un programa de “matriculación” de bicicletas para luchar contra los frecuentes robos. Según parece, se ha encargado a Aimme (Instituto Tecnológico Metal-mecánico) el desarrollo de unos chips identificativos.

La idea es que los ciclistas que lo deseen vayan a cualquier retén de la Policía Local y allí se les instale un chip con todos sus datos que servirá para identificar la bicicleta en el futuro si ésta fuese robada. En principio se quiere que todo el trámite sea gratuito, aunque de momento no se sabe. En cualquier caso, el Ayuntamiento confía en que como mucho el usuario tenga que pagar una cantidad simbólica no superior a un euro.

Me parece una idea magnífica porque cada vez es más la gente que se mueve en bici por la ciudad y los robos están a la orden del día. Además, parece que la policía tiene serios problemas para conseguir devolver las bicicletas robadas a su propietario.

Por cierto, que también hoy se ha sabido que el Ayuntamiento de Valencia ha descartado crear carriles-bici en las calzadas de las Grandes Vías por considerar que es demasiado peligroso para los ciclistas. Yo reconozco que hace años que no uso la bici, pero a la velocidad que conducen algunos en esas calles de varios carriles da miedo hasta ir en coche.

Foto | palm z