Las oficinas de Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’

despacho-bigotes
 

En el año 2010, Juan Luis y yo estábamos buscando nuevas oficinas por el centro de Valencia, y es que el pequeño despacho que teníamos en la calle Uruguay, se nos quedó pequeño. Ibamos a traer por aquel entonces 9flats.com a España y necesitábamos contratar bastante más gente de la que contábamos para el aterrizaje del copycat de Airbnb en nuestra ciudad. Hay dos cosas que teníamos claras, una que debía situarse en el centro de Valencia y otra que tuviera sobre 200 metros cuadrados.

La verdad es que en ese año los precios de los inmuebles cayeron en picado, y por eso aprovechamos la ocasión de buscar unas buenas oficinas por el centro. Miramos mucho y al final encontramos unas oficinas impresionantes, muy bien cuidadas. Se trataba de un ático duplex de unos 400 metros cuadrados con una terraza impresionante, en una finca señorial en el centro de Valencia, en la mismísima calle Colón, la calle más cara de Valencia. Curiosamente nos la dejaban a unos 10-12 € metro cuadrado si no recuerdo mal. Muy barata.

Aun así, eran demasiados metros para nosotros y preguntamos si se podían hacer divisiones y el portero de la finca nos comentó que no había problema. Nos comentó que justamente esa oficina eran antiguamente dos despachos, el 7ºA y 7ºB, pero el anterior inquilino los había unido. Al ver el despacho (podéis mirar las imágenes que no tienen desperdicio algunas), nos picó la curiosidad. Tener justo en la entrada la cita de Groucho Marx, era cuanto menos extraño.

¿De quien era este despacho?, pregunté al portero. Se hizo un silencio ¿Era de alguien conocido?, seguí preguntando ..El silencio se mezclo con una leve sonrisa del portero que me miró y me dijo, este fue el último despacho de “El Bigotes”, antes de que lo detuvieran .. Nos quedamos blancos.

Al final decidimos quedarnos con el despacho, pero lo dividimos para que no sobrepasara nuestro presupuesto. Ya que teníamos dos puertas debíamos decidir si nos quedábamos con el 7ºA o el 7ºB. El portero nos sugirió quedarnos con el 7ºA, dado que 7ºB estaba a nombre de Orange Market, y “Con todo el bloqueo de sus cuentas por orden judicial igual no nos dan algunas altas de luz, agua,  ..” Estaba claro que la letra que más le iba era la B 😉

Lo cierto es que estas oficinas fueron geniales, pero al entrar encontramos muchas citas en las paredes, como las de las imágenes que acompañan al post. Cada cual más surrealista o toda una declaración de intenciones. Al final estuvimos 3 años en esas oficinas, y en 3 años da para muchas confesiones de un portero de finca. Nos contaba que muy a menudo subía gente con las manos vacías y bajaban con bolsas de regalos, o como Ricardo Costa subía con la Can-Am de El Bigotes y se cogía a su cintura .. y otras tantas cosas más.

Tengo que reconocer que al principio estuvimos mirando a ver si por algún casual se habían olvidado algunos micros o cámaras escondidos, pero parece que no.

 

 

1 Comment

  1. Que curioso, me agradan este tipo de relatos.

Comments are closed.

© 2018 Online

Theme by Anders NorénUp ↑