Como se ha rumoreado desde hace un tiempo, Google ha estado condenado por la FTC (Comisión Federal de Comercio) a pagar una multa de $ 22,5 millones, EUR18.23 millones por sobrepasar la configuración de privacidad por defecto en Safari. Esta es la mayor multa que FTC ha emitido en este tipo de violación, pero sigue siendo una cantidad insignificante para Google. Más que el dinero, es la imagen de Google la que tiene que sufrir.

Google ya está siendo acosado por cuestiones de privacidad.

Por defecto, Safari, no permite las cookies de terceros, es decir, que las cookies se establecen a partir de otros dominios, no del sitio que el usuario está visitando. Como puedes imaginar, esto afecta a la mayoría de los anunciantes – y a un montón de otros servicios también.

En estos días, es difícil encontrar un sitio web sin scripts terceros.

Google utiliza un método conocido para engañar a Safari a aceptar cookies a pesar de que vengan de un tercero. No era la única red de publicidad que lo hacía.

Google utilizó inicialmente el truco para poder añadir botones +1 a los anuncios. Debido a que el truco funcionó para cualquier cookie que venía del dominio de DoubleClick, el rastreo de cookies de anuncios también se implantó a través del mismo método.

Google, por sí mismo, no se mete en problemas por ello. En cambio, la FTC le impuso una multa, porque en una de sus páginas de ayuda, Google dijo que los usuarios de Safari no tenían nada de qué preocuparse cuando se trataba del seguimiento, ya que el navegador rechazaba las cookies de terceros de forma predeterminada.

Obviamente, el equipo que redactó los documentos de ayuda, no sabía nada sobre el ad team que utilizaba esta circunvalación para insertar cookies.

Sin embargo, Google también prometió a la FTC que no engañaría a los usuarios acerca de las políticas de privacidad y que revelaría cualquier comportamiento relacionado con el tema.

VÍA: SOFTPEDIA