Una red inalámbrica no segura dirigió un equipo SWAT de Indiana a la casa equivocada. Ten mucho cuidado y asegura tu Wi-Fi.

Un equipo SWAT de Indiana recientemente hizo un seguimiento de amenazas anónimas en línea por irrumpir en una casa con granadas flash – sólo para descubrir que habían ido al lugar equivocado.

«Resulta que la casa tenía un open Wi-Fi router (router Wi-Fi abierto) y las amenazas habían sido hechas por alguien ajeno a la casa», escribe Nate Anderson de Ars Technica.

«Imagina que estás sentado en casa, cómodo en el sofá, viendo el canal Food Network, cuando de repente, un equipo SWAT fuertemente armado tira abajo la puerta e irrumpe en tu sala de estar», escribe Matt Liebowitz de SecurityNewsDaily. «Esto es lo que le a Stephanie Milan pasó a los 18 años de edad, quien estaba viendo la televisión en casa de su familia en Evansville, Indiana… cuando un equipo de agentes de la policía rompió la puerta – la puerta principal ya estaba abierta – y lanzaron una granada aturdidora en la habitación.»

«Los trabajadores estuvieron todo el viernes en reparando la puerta y las ventanas rotas en la casa de Milan», escribe ‘Evansville Courier & Press’ John Martin y Mark Wilson. » la alfombra del interior de la casa estaba manchada con residuos de negro de la granada de bengala».

«Un día después de la redada, el teléfono móvil y los ordenadores portátiles de Stephanie Milan de 18 años siguen en posesión de la policía», escribe Anne Sewell de Digital Journal.

«Moraleja de la historia: simplemente protege tu red wifi, ponle una clave a tu router», escribe Geekosystem’s Sui Ying Teoh.

Si tenemos nuestra red Wifi abierta (sin contraseña) daremos paso a que cualquiera pueda conectarse a la misma y descargar películas u otros archivos, lo que genera que nuestra conexión sea más lenta o peor todavía, podrían acceder a nuestros datos personales, contraseñas, conversaciones o controlar nuestro ordenador y hacer, cosas parecidas a el caso anterior o más graves. (gizig.com)

VÍA: ESECURITYPLANET